Home » Noticias » Mesa Delegada » MESA DELEGADA extinto Ministerio de Economía, Industria y Competitividad

MESA DELEGADA extinto Ministerio de Economía, Industria y Competitividad

Hay reuniones…y reuniones. Las hay útiles y las que son una soberana pérdida de tiempo. En una archi-conocida compañía de comercio electrónico las reuniones se limitan al número de personas que pueden comerse 2-3 pizzas y poco más. Se prohíbe en ellas el uso de programas informáticos de presentación de informes, y se exige a los/las convocados/as que con anterioridad a la reunión redacten un memorándum, con oraciones que respeten cuanto menos las normas gramaticales básicas (sujetos, verbos, y predicados) . Los primeros minutos de la sesión se dedican a leer el memorándum, ya que es un hecho que muchos/as asisten sin haber preparado el encuentro mínimamente.

Para CCOO, los objetivos que perseguimos en las reuniones del Ministerio de Economía, ya sea su Mesa Delegada (MD), Subcomisión de CIVEA (SD) o Grupos de trabajo, son hacerlas vivas y eficaces mediante el intercambio de información, mediante consultas y negociación de todo tipo de temas y vicisitudes profesionales. Se trata de establecer posicionamientos, llegar a acuerdos, tomar decisiones, resolver problemas, e implantar pautas de trabajo. En definitiva, son el medio por el que fluyen ideas, propuestas y objetivos en materias que interesan o preocupan a los/as empleados/as públicos y a la misma Administración.

Eso requiere consensuar con todos/as sus integrantes – los de esos foros de negociación- los asuntos a tratar, con fijación de un calendario de actuaciones y de los objetivos sobre los que trabajar. Se deben enviar los materiales e información precisa con anterioridad a la reunión, fijar un plan de seguimiento de todo lo acordado, y levantar acta de ello.

Sin embargo, en el Mº de Economía no se cumple prácticamente ninguno de estos objetivos. Tanto en la SD como en la MD la tónica habitual es que la Administración haga demostración de actitudes groseras e irrespetuosas, especialmente contra las mujeres, a las que ignora y/o interrumpe desconsideradamente, llegando incluso a la humillación, lo que es intolerable desde el primer momento en que esto ocurre. En la reunión del pasado día 15 de noviembre presenciamos un espectáculo bochornoso donde la Presidencia de la “reunión” negaba intervenciones, acotaba tiempos, desalentaba la participación y desairaba a algunos/as intervinientes, para después no aportar más que aquello de lo que apenas sabía, y sobre lo que apenas nadie preguntaba. Ni se prepararon la reunión, ni se fue capaz de dar respuesta a nada de manera apropiada. Y por supuesto ni el Ministerio ni de los Organismos presentes se habían molestado en enviar la documentación necesaria.

Por tanto, todo lo que tenemos que informar de esta reunión se resume en este cuadro:

Nada que ver con otras reuniones y foros, afortunadamente alejados de actuaciones propias de “repúblicas bananeras” como las impuestas por la Administración de este Ministerio, y bastante más productivas, responsables y fructiferas, donde se aporta, corrige, y enmiendan los asuntos laborales.