Home » Noticias » Accion Social » ACCIÓN SOCIAL 2019 INSTITUTO DE ESTUDIOS FISCALES

ACCIÓN SOCIAL 2019 INSTITUTO DE ESTUDIOS FISCALES

Instituto de Estudios Fiscales

IEF

Madrid, a 16 de enero de 2019

Según Mario Benedetti “en la vida hay que evitar tres figuras geométricas: los círculos viciosos, los triángulos amorosos y las mentes cuadradas”.

La Acción Social en la AGE parece condenada a girar en un círculo vicioso desde que en el 2011 se puso en marcha la maquinaria de los recortes, llevándose de un zarpazo hasta el 75% de su presupuesto. A pesar de que en los últimos tiempos la acción sindical ha conseguido la reversión de algunos de ellos, como el complemento por Incapacidad Temporal, la Acción Social, sin embargo, vuelve a ser, un año más, una de las asignaturas pendientes y objetivo de batalla para CCOO: la inanición presupuestaria a la que se la está sometiendo sin remisión la obliga a permanecer “sine die” en una situación de agonía injustificada.

El Plan de Acción Social del IEF no es ajeno a esta realidad. La Administración de este organismo convocó el pasado 16 de enero al Grupo Técnico de Acción Social para presentarnos la propuesta del Plan de Acción Social 2019, que confirma ese círculo vicioso , puesto que depende nuevamente, como decíamos más arriba, de un presupuesto primeramente recortado en un 75% y posteriormente prorrogado. En definitiva, otra vez contamos con 24230 euros. Teniendo en cuenta que algún alto funcionario del Ministerio de Hacienda ha llegado a cobrar hasta 62000 euros en concepto de productividad en un año, sin justificación objetiva conocida (si es que puede haber justificación para semejante abono de productividad), 24230 euros para un Plan de Acción Social que afecta a todo un organismo resulta cuanto menos insultante, y más aún cuando éste viene de un proceso brutal de recortes que repercute directamente en la masa salarial de los empleados y las empleadas públicos. Proceso que, sin embargo, no ha sufrido la productividad, concepto retributivo para el que la transparencia y la igualdad en su distribución brilla por su ausencia demasiadas veces, como venimos constatando y denunciando en los foros oficiales.

El alma de cualquier Plan de Acción Social es el presupuesto económico. Sin él no cabe negociación sobre las tipologías de ayuda, ni sobre porcentajes, ni sobre tramos retributivos. Sin presupuesto se rompen los fundamentos y principios de la Acción Social. Y es lo que nos encontramos en el IEF, un Plan con un presupuesto imposible para cumplir con sus objetivos y fines, y sin indicios de recuperación ni en la más mínima expresión. Por este motivo no hemos firmado ningún plan desde el 2011. Por idéntico motivo desde CCOO no podemos contemplar su firma tampoco en el 2019. Actualmente somos el único sindicato que mantenemos este posicionamiento. A pesar de los contundentes recortes CSIF siempre ha sido firmante del Plan. UGT, por su parte, y en lo que a Acción Social se refiere, ha estado manteniendo la unidad de acción sindical con CCOO en el Ministerio de Hacienda y de sus organismos dependientes hasta el año pasado, momento en el que en el IEF se descolgó de esa acción conjunta de manera incomprensible y sorpresiva, convirtiéndose en firmante del Plan.

Sin incremento de créditos las modificaciones en el Plan no pueden ser en ningún caso significativas ni determinantes para el espíritu que lo sustenta. Solo cuestiones de procedimiento y forma. En concreto, el Plan del IEF contemplará este año que el requerimiento de la documentación al personal que por causas justificadas se encuentre ausente de su puesto de trabajo pueda realizarse a través de una doble notificación administrativa al domicilio que las y los solicitantes hayan indicado, sustituyendo así el mecanismo de la carta certificada, menos ágil y menos facilitador de estos trámites. Por otra parte, dado el significativo excedente que año tras año resulta tras la distribución inicial de las ayudas, y que suponía replantear una segunda distribución para agotar el crédito, se ha considerado tener en cuenta ese remanente medio para incorporarlo desde el principio a los porcentajes máximos de los tramos por ayuda. De esta manera la ayuda por hijos/as será convocada con una subida de partida estimada en 20 euros por tramo. Las ayudas por salud se incrementarán al 90%, con subida de 20 euros por cuantía máxima por tramo. La ayuda de transporte se incrementará en 10 euros de cuantía máxima por tramo en transporte público y otros 10 euros en el privado. Y, por último, la ayuda a la infancia tendrá también un incremento de 10 euros de cuantía máxima en todas las modalidades y de la cuantía fija por nacimiento. Con ello se prevé reducir el excedente final hasta casi alcanzar el total de su porcentaje.

Por otra parte, la Administración nos informa que ha solicitado al departamento de informática la inclusión de mejoras en la aplicación a través de las que se realizan las solicitudes de Ayudas. Se trata de hacerla más intuitiva y rápida, así como con capacidad de advertir a la persona solicitante si tiene pendiente la realización de algún trámite antes de cerrar la solicitud. De esta manera se reducirá el número de errores derivados del uso de la aplicación y se agilizará con ello el proceso en su conjunto.

La previsión de la Administración es que el Plan de Acción Social pueda publicarse en la primera quincena de febrero.

Recientemente CCOO, en unidad sindical con UGT, ha marcado una hoja de ruta de movilizaciones que darán comienzo el 8 de febrero, a fin de instar al Gobierno a atender nuestras reivindicaciones en 3 frentes de acción muy definidos: en la negociación colectiva, en el diálogo social respecto a las reformas laborales y de pensiones, y en el ámbito de la igualdad.

No cabe duda que en el ámbito de la negociación colectiva no puede dejar de estar presente la recuperación de los fondos de Acción Social, como ha estado presente en las movilizaciones que hemos venido realizando en los últimos meses desde CCOO a través de diversas campañas como la de ¡Vamos a recuperar lo arrebatado!, y que han tenido como consecuencia, recordamos, la firma del II Acuerdo para la mejora del empleo público y de condiciones de trabajo, por el que, entre otras cosas, se ha recuperado poder adquisitivo, se ha universalizado el proceso de estabilización de sector público para bajar la tasa de temporalidad, se ha recuperado la negociación colectiva, el complemento de IT, así como medidas de igualdad, conciliación, corresponsabilidad y formación. Aún queda por recuperar y por mejorar. La Acción Social queda.

SEGUIMOS TRABAJANDO…

SEGUIREMOS INFORMANDO…